jeudi, juillet 21, 2011

Sado

Tomo un té que se llama “Poème”

mientras leo Gautier:

me llama tarado, ignorante.

Después leo Catulo:

me trata de putita barata.

Los escritores son amargos,

el té está buenísimo.

2 commentaires:

jordi lobo a dit…

Es posible que en ese contraste se muestre la potencialidad de ambos. A mí me pasa con el café: está buenísimo, cuanto más amargo esté.

Adrián Rios a dit…

El chocolate también es amargo.