jeudi, janvier 21, 2010

Historia sin historia






Somos hijos de un pueblo sin patas.
Algunas botas nos llegan
Con la marea alta.
En nuestra respiración
Las olas retroceden.

Otros esperan en la orilla
El tiempo de la profanación.


Histoire sans histoire

Nous sommes des fils d’un peuple sans pattes
Quelques bottes arrivent vers nous
Avec l’haute marée.
Dans notre respiration
Les vagues reculent.

Des autres attendent sur la plage
Le temps de la profanation.



photo: Mr. Folch, Dis-orden

4 commentaires:

Matías a dit…

hola Primo, se le saluda desde la acalorada ciudad....esa que no perdona las bolas....la recuerdas?

drfloyd a dit…

claro que la recuerdo; sobre todo el terminal de buses en esta época, lleno de gente y de lanzas esperando que te descuides.

Javier Tinajero a dit…

Simetría pura. Es fascinante tu descripción del mar retrayendo también su aliento, como un jadeo interminable, sólo que el nuestro termina con una larga expiración. Pudiera decir que este poema tiene sección áurea en la palabra "respiración".

Tiempo de inhalar.

drfloyd a dit…

vaya, no me habia dado cuenta del aspecto aureo que notas aqui. Sin duda, debe ser una vuelta de tuerca al invierno que se va.