mercredi, mars 01, 2006

Et nous irons tous en enfer


La gente suele pensar el mundo de dos formas: 1)la del mundo plano: aquel en el que esta todo bien delimitado y los objetivos son casi dictados por el determinismo biologico; 2) la del mundo redondo: en el que todo sigue estando bien delimitado pero con la certeza que esos limites mudaran al extremo opuesto en cuanto el planeta recorra 180° sobre si mismo.
Fernando Vallejo con su desbarrancadero no inventa nada nuevo en terminos de narrativa, pero establece con genialidad y dotes propios de un escritor alejado de toda pretension periodistica, una tercera forma de pensar el mundo, equilibrada toda con un cinismo ya caracteristico al escritor colombiano. Tanta virtuosidad no se perdona y es quizas por esta razon que los escritores colombianos que pasaron por Francia
obviaron
(olvido? en el marco de uno de los mal dispuestos reencuentros con la literatura hispanoamericana en Europa) referirse a este escritor. Francamente se comprende lo grande, fria y oscura de la sombra que Vallejo proyecta sobre esta nueva generacion de escritores salidos de bambalinas televisivas y con uno que otro vomitivo guion de teleserie escrito a no se sabe cuantas manos. Francamente, Vallejo podra clasificarse dentro del saco de los escritores malditos, pero no dentro de las dos primeras formas de pensar al mundo, pues el autor de La virgen de los cicarios con su prosa nos muestra el abismo, la fisura de un terreno que nunca ha sido dimensionado mas alla de lo que algun sacro humanismo permite. Vallejo nos advierte que ese sacro humanismo (plano o redodondo) se esta agusanando en el abismo.

photo: courtesy of Mr. N. Folch

Aucun commentaire: